20.2.13

Personas Orizonia


www.change.org
Estos últimos días están siendo especialmente tristes para miles de trabajadores de la primera empresa turística española, Orizonia, por su cierre,  y las noticias sobre esta empresa no dejan de sorprender a unos y a otros, habida cuenta de que el turismo, en mi país, es la primera fuente de ingresos.

La verdad es que no entiendo de números ni de economía, ni de estrategias a este nivel, pero si entiendo de personas y por ello quiero escribir sobre ellas.

5.000 personas son:  5.000 seres humanos: 5.000 familias; 5.000 contribuyentes a la  caja del Estado con su IRPF;  5.000 contribuyentes a la Seguridad Social, para las pensiones de los mayores, que ya pagaron al Estado durante muchos años;  5.000 consumidores, que tienen hipotecas en bancos, algunos rescatados con dinero público, que pagan colegios y seguros sanitarios privados,  que pagan  impuestos, que gastan en supermercados,  comercios, cafeterías, en viajes; 5.000  empleados con ilusión, muy capacitados, muy profesionales, y muchos de ellos con años de experiencia en la empresa, que la han levantado y mantenido con su trabajo, lejos de las especulaciones de los gestores.

Estas 5.000 personas, de la noche a la mañana, van a dejar de ser casi todo lo dicho. Van a pasar a engrosar el número elevadísimo de parados que tenemos y van a dejar de trabajar, de consumir, de creer, de tener ilusión,  de pagar el IRPF, de contribuir a las pensiones, al menos, durante un tiempo, y todo ello por causa de otras personas que no han sabido, no han podido o no han querido gestionar esta gran empresa y la han dejado caer.

Las responsabilidades morales en este cierre, son muy superiores a las económicas y a las políticas y no son cuantificables.

Cuando a  trabajadores cualificados, preparados, con ilusión, se les envía a la calle, una parte de la moral nacional se destruye y una parte del tejido productivo se para.

Imaginemos pues, como está la moral nacional con casi 6.000.000 de parados y como está el tejido productivo actual.

Pero es aún peor, si estos trabajadores pertenecen a un sector estratégico como es el turístico para nuestro país.

Esta claro que la vida sigue y que el enorme pastel que deja Orizonia, ya se lo están repartiendo el resto de empresas del sector y que los "clientes" de esta gran empresa, si bien están siendo perjudicados en este momento, cuando todo termine se irán hacia otras empresas para buscar su paquete vacacional.

Es posible que muchos de estos trabajadores puedan recolocarse, el sector los va a necesitar, son trabajadores muy preparados y  con  mucha experiencia,  seguro que podrán seguir trabajando.

Los inmuebles ocupados por el grupo, se desmantelarán y seguramente otra u otras empresas los ocuparán.

Pero no se podrá olvidar el enorme daño que se está haciendo a un colectivo de seres humanos que su única pega ha sido  creer en un proyecto y trabajar con una profesionalidad excelente en  la 1ª. empresa del sector, trabajar en Orizonia.

Gracias a todos ellos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Personas mujeres

Hoy es el día del calendario en el que le hemos puesto el título de :                  Día Internacional de la Mujer Podría ser un día...