10.4.12

Personas y justicia

En  el periódico,  Ultima Hora digital del 10 de marzo, leo estupefacta la siguiente noticia:

Gonzalo Pascual consigue una pensión alimentaria de 2.500 euros mensuales

"Gonzalo Pascual, uno de los ex dueños de Viajes Marsans, ha conseguido una pensión de alimentos de 2.500 euros al mes, según informa la Cadena Ser. Pascual solicitó 6.000 euros para él y su esposa al juzgado de lo mercantil número 9 de Madrid porque según el escrito que presentó, el matrimonio se encuentra en una "situación de precariedad económica" desde que le declararon en concurso necesario de acreedores. Hasta tal punto, alegó Pascual, que ha debido "procurarse alimentos por medio de los escasos préstamos que les han efectuado las personas más allegadas".
El juzgado accede a la petición de alimentos para Gonzalo Pascual, pero rebaja sus pretensiones hasta los 2.500 euros mensuales.
Gonzalo Pascual y su socio Gerardo Díaz Ferrán están imputados por un presunto delito continuado de apropiación indebida por valor de 4,4 millones de euros procedentes de los clientes del grupo Marsans, según el auto dictado por el juez Santiago Pedraz."

Cómo es posible semejante despropósito de la justicia española.

Pensemos quien es este ciudadano español, nada más y nada menos que el corresponsable de la quiebra del grupo Marsans, que ha dejado en la calle a más de 900 trabajadores y ha dejado un déficit de más de 417 millones de euros.
Este ciudadano español, junto con su socio, están acusados de apropiación indebida de 4, 4 millones de euros.

El socio de este ciudadano, ha sido desde el 2007 al 2012, el presidente de la CEOE, que es la confederación española de organizaciones empresariales.

Por tanto tenemos a dos empresarios, uno de ellos presidente de todos los empresarios confederados de este país, que se han quedado, presuntamente,  con mucho dinero e incomprensiblemente, "no tienen para comer", al menos uno de ello, ya que ha solicitado al juez una ayuda de 6.000 euros, para gastos alimentarios,  que al final ha sido de 2.500 euros.

Todos sabemos que para acudir a la justicia tienes que tener dinero. Pero lo que no sabíamos es que teníamos jueces tan magnánimos, como el que le ha tocado a este ciudadano y que le permitirá comer bien, nada de marcas blancas.

Y uno, ante tal despropósito judicial, se pregunta en que país está viviendo y hasta duda de que todos los  ciudadanos españoles seamos iguales ante la justicia,  ya que conoce mucha gente que se ha quedado en la calle, porque esos empresarios de la confederación han pensado que era mejor para sus cuentas, y una vez finalizada la ayuda del desempleo estatal, a lo único que pueden aspirar, si sale bien, es a unos 400 euros al mes y por un periodo concreto y unido a formación y a no se cuantas cosas más
Hay, además, el llamado Salario Social,  que según leo " es una ayuda que se dá a personas con riesgo de exclusión social, que carecen de unos ingresos mínimos que hacer frente a una calidad de vida básica".

Y me pregunto  a que se refieren con lo de hacer frente a una calidad de vida básica ya  que con esta cantidad de dinero al mes, estos ciudadanos españoles  no podrán ni siquiera comer de marcas blancas. 

No hacen  falta más palabras.

Pero sí preguntarnos que clase de empresarios tenemos en España. Que perfiles son los que ocupan los grandes puestos directivos en las grandes empresas españolas.

Es necesario, muy necesario sanear el empresariado español, estirpar toda la corrupción y despilfarro, limpiar todo lo que huele a podrido, a rancio y abrir las ventanas y las puertas  para que las nuevas generaciones de empresarios,  más abiertos al mundo, con ganas, con conocimientos suficientes para poderse presentar en cualquier rincón del mundo, con seguridad, buenos comunicadores y excelentes en modales y trato, puedan abanderar la salida de la crisis, mediante su gestión.

No hace falta ninguna reforma laboral si se reforma la estructura empresarial y las personas que lo forman y se retiran los palos que han puesto en las ruedas de la economía española los intereses creados (demasiados nombres y apellidos para escribir).

Pero claro es más fácil, dar 2.500 euros a un ex-empresario, que a un ex-trabajador.


Hasta pronto Personas


 

1 comentario:

  1. Anónimo11.4.12

    El dinero es de la masa de la quiebra, no de impuestos ni similar. Es decir, es del patrimonio que quedaba de su empresa. Personal mente creo q es un montaje para hacer ver una ficticia precariedad económica, pero podría ser posible que estuviese tieso

    ResponderEliminar

Personas mujeres

Hoy es el día del calendario en el que le hemos puesto el título de :                  Día Internacional de la Mujer Podría ser un día...